Los objetivos de desarrollo del milenio (ODM) son ocho metas de desarrollo humano establecidas en el año 2000 por los países miembros de las Naciones Unidas. El plazo se fijó para el año 2015. En específico, el objetivo número 2 pretendía que los niños y niñas de todo el mundo puedan terminar un ciclo completo de enseñanza primaria.

Según el informe “education at a glance” realizado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), la inversión en educación en México es la más alta de los países de la OCDE. Sin embargo, en nuestro país, de cada 100 niños que ingresan a la primaria:
  •  Ocho ni siquiera llegan al primer día de clases,
  •  sólo 64 la terminan.
  •  De secundaria sólo egresan 46.
  •  El bachillerato sólo lo terminan 24.
  •  De una licenciatura egresan 10
  •  y alrededor de 2 concluyen un posgrado.
Lo preocupante con estos números en México es que en el país, la desigualdad de salarios con respecto al grado de estudios es grande:
  • En promedio, una persona con primaria gana menos de $5,000 al mes,
  • con secundaria apenas un promedio de $5,000,
  • con preparatoria $7,500
  • con licenciatura, poco mas de $15,000,
  • pero con un posgrado se gana, mas de $25,000
Se hace evidente que una educación de calidad es necesaria en cada aspecto de la vida. Además de proporcionar conocimientos, enriquecer la cultura, el espíritu y los valores, mejora los niveles de bienestar social y económico al permitir el  acceso a mejores niveles de empleo. Lo que puede verse frustrado por la reprobación, la deserción y el escaso aprovechamiento escolar, que a menudo se manifiesta con sensación de malestar, falta de confianza en sí mismos y frustración.
Diversos estudios (1-5) muestran que aquellas instituciones que usan la asesoría académica para reforzar áreas de conocimiento deficientes, reportan una mejora en el desempeño escolar de sus alumnos. Estos estudios muestran a su vez que la asesoría académica ayuda a que un alto porcentaje de estudiantes no fallen en su intento de aprobar exámenes extraordinarios, reduciendo el índice de reprobación de la materia dada.
Las asesorías académicas no sólo ayudan a que los estudiantes aprueben los exámenes. Según un estudio reciente, los estudiantes que asisten a asesorías académicas mejoran, además, la calidad de su desempeño, permitiéndoles obtener una mejor calificación. Incluso quienes no acreditan un examen, pero reciben asesorías, logran contestar correctamente un mayor número de incisos”.
Bibliografía

1.Lázaro MÁ, Asensi J. Manual de orientación escolar y tutoría. 2ª ed. Madrid, España;Editorial Narcea:1986.

2.Molina E. La intervención tutorial en el contexto del fracaso escolar (Tesis de licenciatura en Psicología). México D. F. Universidad Nacional Autónoma de México:1996.

3.Pontellano J. Fracaso escolar: diagnóstico e intervención, una perspectiva neuropsicológica. Madrid, España;Editorial general Pardiñas:1989.

4.Rocha M. La tutoría, una alternativa para contribuir a disminuir el fracaso escolar en el bachillerato (Tesina de licenciatura en Psicología). México D. F. Universidad Nacional Autónoma de México:1998.

5.Rodríguez L. Orientación educativa. 2ª edición. Barcelona, España;Editorial CEAC:1991.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s